Chatbots al rescate

A medida que aparecían los avances tecnológicos, el ser humano anhela más herramientas que puedan facilitar los procesos diarios de la vida cotidiana.

Existen tareas, que, aunque no son tan complejas, resultan ser bastante agotadoras ya que absorben la mayoría del tiempo de una persona y requieren suficiente dedicación.

Así se sentía Isabel, cansada y estresada, no tenía mucho tiempo de haber pasado por una fatalidad, su esposo había muerto en un accidente de tránsito y ella repentinamente, tuvo que tomar las riendas de su negocio y atender todos los asuntos competentes a ello. Se trataba de una magnifica fábrica de lácteos, productiva y exitosa porque Brandon la atendía muy bien, era un excelente administrador del negocio y todos estaban contentos con su liderazgo, sin embargo, Isabel no era tan experta en estos asuntos ya que la mayoría del tiempo estuvo dedicada a las cosas del hogar. El reto comenzó, Isabel estaba muy asustada, pero recibió el apoyo de todo el equipo y esto la motivó a seguir adelante; también contaba con el apoyo de su familia y su hija Susan, era su principal motivo de inspiración.

Pero de nuevo los problemas empezaron a arropar a Isabel. Susan se deprimió, no supo manejar de buena manera la muerte de su padre y se enfermó. Las exigencias en la fábrica eran cada vez mayores; pero a Isabel ya no le daba el tiempo ni siquiera para responder a las llamadas de sus clientes y proveedores. Necesitaba ayuda con urgencia, por ello decidió contratar a una secretaría para que le colaborara con las tareas diarias en la oficina. Los empleados eran extraordinarios y su esfuerzo hacía que la fábrica creciera más y más; por lo que pronto ya la secretaria no daba basto para cubrir todos los pendientes en la oficina.

Una vez más los Chatbots rescatando pequeñas y grandes empresas

Christina, la secretaria de Isabel, conocía a un chico que trabajaba en una empresa de tecnología a quien le comentó la situación por la que estaban atravesando en la oficina y él les propuso una solución: “Los Chatbots”. No sabían nada al respecto pero gracias a la explicación del experto, pudieron entender que era justo lo que necesitaban: Una aplicación informática con Inteligencia Artificial que simulan conversaciones humanas de manera ágil y eficiente, adaptable a diversas plataformas, veloz en sus respuestas, con capacidad de aceptar y procesar varias solicitudes al mismo tiempo, así como también, brindar información clara y precisa de la empresa, con una personalidad definida y acorde a la marca, activo 24/7 durante los 365 días del año, ¡era una idea genial!

Con la implementación del Asistente Virtual en la fábrica de lácteos, los procesos en la empresa se agilizaron, ya Isabel y Christina no se sentían tan agobiadas; además, los Chatbots permitirían monitorizar las interacciones con los clientes y almacenaba en un Dashboard todos los datos de valor. Gracias a esto, se pudo hacer un ajuste en los productos; de acuerdo a los hábitos de consumo del público y tuvieron un impacto exitoso aún mayor en el mercado.

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.